fbpx

El voluntariado tiene un nombre: Margarita

A sus 71 años, Margarita ha encontrado la fórmula de la felicidad: el voluntariado. Primero su jubilación y después, la inesperada enfermedad de un familiar le motivó a cambiar de vida. Margarita es un torbellino de energía y positivismo. Sabe que los pequeños gestos pueden provocar grandes cambios en el mundo y por ello no solo es voluntaria de DEBRA-PIEL DE MARIPOSA, sino que la Asociación Española contra el Cáncer y la Asociación AVOI también disfrutan de su existencia, tiempo y dedicación.

¿Desde hace cuánto tiempo eres voluntaria de la Asociación DEBRA-PIEL DE MARIPOSA?

Yo fui durante muchos años Gobernanta de limpieza del Ayuntamiento de los colegios de Marbella y las Chapas y cuando me jubilé se me puso en el camino DEBRA. Hace 4 años, yo pasaba por la tienda de Piel de Mariposa de la calle Mendoza y vi un cartel: “Se necesitan voluntarias”. Pregunté, y al día siguiente de jubilarme, fui a la Tienda Solidaria. Eileen, la responsable, me preguntó si estaba dispuesta a planchar, a revisar ropa, a limpiar lo que haga falta, a organizar…Y yo le dije que estaba dispuesta a todo.

Pero no solo eres voluntaria en nuestras Tiendas Solidarias…

Tengo un grupo de amigas que somos 14 y varias habían padecido cáncer. Yo veía cómo era su trabajo como voluntarias y lo felices que eran. Entonces me dije, ¿por qué no les ayudo también en la Asociación contra el Cáncer? Desde entonces colaboro en todo gracias a los cursos que he hecho: doy cuidados paliativos, voy a ver a las recién operadas al hospital, hacemos manualidades etc.

También soy voluntaria esporádica de AVOI, Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil. Hace poco estuve ayudando a organizar la cena benéfica que pretende financiar que los niños de la Asociación hagan el Camino de Santiago con los apoyos que sean necesarios: médicos, enfermeros…

¿Qué es para ti el voluntariado?

Es una forma de vida. Hace un par de años a mi hijo le dio un ictus, hemos luchado muchísimo y durante varios meses no he podido ir a la Tienda Solidaria. Soy quien cuida de él así que por esta razón no me puedo implicar más. Pero en cuanto empezó a estar mejor, el voluntariado me llenó de energía.

¿Por qué elegiste el voluntariado como forma de vida?

Mi vida antes era solo trabajo, casa y mi familia. Mis hijos se casaron, mi marido falleció…y yo me preguntaba ¿y ahora qué hago? Podría haber decidido quedarme leyendo, haciendo manualidades, irme a la playa…pero así veía la vida muy vacía. Yo pensaba que tenía un tiempo precioso. Es una forma de vida que me satisface mucho y con la que a la vez ayudo. La primera vez que fui voluntaria fue con la plataforma Marbella Voluntaria donde me involucré en la repartida de comida a gente que lo necesitaba, sobre todo abuelitos.

¿Por qué elegiste nuestra causa para hacer voluntariado?

Conocí a los niños con la enfermedad y conocí el trabajo de la Asociación. Vi que era una organización muy bien llevada, siempre se lo he dicho a mi familia. El espíritu de trabajo me gustó y por eso me quedé. Yo voya trabajar sin esperar nada a cambio, ni méritos ni nada, ni quiero. Me gusta la unión que hay por ayudar a una causa. Por ejemplo, en la Tienda Solidaria somos muchas voluntarias que venimos de forma altruista empezando por la “cúpula”, porque esto lo ha tenido que iniciar alguien, a quienes yo admiro. Yo estoy llena de vida gracias a eso. Soy muy feliz colaborando, hablando con los clientes y las compañeras. Me aporta una satisfacción grandísima ver que mi trabajo sirve para ayudar.

¿Cómo es un día en la vida de Margarita como voluntaria, qué es lo que haces en la Tienda Solidaria?

Dentro de las Tiendas Solidarias hay mucho trabajo, mucho. A las tiendas llegan muchas donaciones que hay que revisar bolsa por bolsa, seleccionar, planchar…

¿Animarías a otras personas a hacer voluntariado?

Muchas veces veo programas como los de Juan y Medio y veo gente que dice que les falta ilusión, que a las 8 de la noche están en la cama…y yo pienso, eso es que está vacía. Si esa persona se mete en una Asociación a trabajar le aportará felicidad, ilusión, tener que levantarte todas las mañanas con una motivación y obligación. Si te haces voluntario tu vida se llenará de vida.

En la Tienda Solidaria de Marbella las voluntarias, en general, sois todas mujeres maduras…

La gente joven debería conocer este tipo de enfermedades y las personas que las padecen. Habría que explicarles el valor que tiene el poco tiempo que puedan dar. Creo que el compromiso es algo que se gana con la edad pero que también se lleva dentro. Por ejemplo, a mis nietos los llevo a algunos eventos que organizamos sin cobrar en la Asociación Contra el Cáncer y este año he animado a mi nieta a ver el trabajo que hago en la tienda como voluntaria. Así también aprenden. Yo les cuento lo que hago y puede que así en un futuro ellos piensen: pues yo voy a hacer lo mismo que la abuela.

¿Por qué animarías a la gente a comprar en las Tiendas Solidarias?

Porque hay mucha “ganga” y de buena calidad. Los españoles estamos espabilando y ya nos estamos acostumbrando a comprar cosas de segunda mano. En las Tiendas Solidarias todo está en perfectas condiciones, todo lo revisamos muy bien. Además, encima que ayudas con tus compras, también te beneficias de las buenas compras.

Publicar un comentario

Quiero recibir el boletín de noticias de Piel de Mariposa